Relação entre homens

Sí, usted leyó cierto: hombres que tienen sexo con otros hombres y no son homosexuales. Es más habitual de lo que se puede imaginar. Y es muy simple: un hombre heterosexual conoce otro (en un bar, en una red social, tanto lo hace) y ellos deciden hacer alguna broma sexual. Y, como si no bastara, les gusta. Después, cada uno sigue con su vida perfectamente hétero, sin que el encuentro les haga dudar de su orientación. ¿Qué lleva a algunos hombres a estas prácticas? ¿Y por qué es incorrecto catalogarlos como gays?

Hoy en día, la aceptación de la diversidad sexual es mucho mayor que en el pasado. “A medida que hay una mayor tolerancia, todos salimos un poquito de nuestros armarios”, argumenta el psicólogo, psicoterapeuta y sexólogo español Joan Vílchez. “Los hombres que no llegan a sentirse muy satisfechos sexualmente pueden tener la oportunidad de mantener relaciones con otras mujeres, con un hombre, o de experimentar ciertas prácticas que en otros tiempos eran más censuradas.” Para Juan Macías, psicólogo especializado en terapias sexuales y, de pareja, “conceptos como heteroflexible o heterocurioso están permitiendo a los hombres explotar su sexualidad sin la necesidad de cuestionar su identidad como heterosexuales”. Por otro lado, Internet facilita el contacto, que puede ser virtual o físico.

    La orientación sexual es construida socialmente, son categorías rígidas y excluyentes, con implicaciones que afectan a la identidad individual y social “

Los expertos creen esto lo más natural del mundo, pues parten de la premisa de que una cosa es la orientación sexual de un individuo, y otra las prácticas que él realiza. “La orientación sexual”, explica Macías, “es construida socialmente, son categorías rígidas y excluyentes, con implicaciones que afectan a la identidad individual y social”. Forzosamente, alguien necesita encajar en alguna de estas tres clasificaciones: heterosexual, homosexual o bisexual. Por otro lado, “la práctica sexual es más flexible y más libre, es un concepto descriptivo. Un espacio tremendamente sano en la exploración del deseo se abre cuando la persona se libera de la identificación con una orientación sexual “, dice Macías.

Deixe um comentário